Universo alimenticio

¡No! Yo me negaba a aceptar la realidad, aunque ya andaba un poco mosca con esto de los ingleses y su nulidad para la cultura culinaria. No saben comer, eso lo sabe todo el mundo, pero uno se engaña diciéndose a sí mismo que siempre puedes hacerte tú lo que quieras en tu casa.

Hoy he ido al súper mercado completamente decidida a comprar queso de cabra, que hace mucho que no como (exactamente los meses que estoy aquí) y hete aquí me sorpresa cuando veo que solo tenían cinco (repito para énfasis cinco) variedades de queso: azul, brie, mozarela, parmesano y el omnipresente cheddar. Habían cien cajas cheddar, de diferentes marcas y colores, y una triste caja de los otros quesos. ¿Por qué? ¡Y no queso de cabra! Depués de mirar fijamente las neveras de los quesos por un rato largo con la esperanza de ver, de repente, una caja que quizá me habría pasado desapercibida de alguna otra variedad de queso… Pero ha sido inútil. Me he tenido que conformar con una cuña brie y el azul. Entiéndase que esos me gustan bastante, pero ya me he quedado molesta con el caso.

De todo esto pueden inferir ustedes, agudos lectores, que ya podía haberme dado cuenta antes. Pero debo decir que pocas veces voy a comprar y menos exigentemente como hoy, con el gusanillo de un producto estrictamente concreto. Anyway, los ingleses molan cada vez menos. Si no fuera por su cultura extraculinaria: literatura, cine y música (amo – repito para énfasis: amo – la música inglesa [rock y variantes desde los 60 hasta hoy]).

Está claro que para comer nos tendremos que quedar en España, Italia y Francia (y en Portugal tampoco se come mal, por lo poco que recuerdo de mi fugaz visita… tendré que volver para corroborarlo).

Por cierto, que viendo el tráiler de Ratatouille he pensado en el siguiente paralelismo: yo soy Raratouille, incomprendida en medio de un mundo de ratas (no pretendo insultar a los ingleses, yo también sería un ratoncillo) al que no le importa comer mal porque, total “solo es comida” (palabras textuales de una amiga inglesa). ¡Pero yo quiero comer bien! Así que, como el ratoncillo simpático, no me rendiré.

[PD. Curioso que el tráiler empiece con una variada selección de quesos… los franceses sí que saben!]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s