Un buen hombre

Acababa de salir de una tutoría. No había servido para nada y además le había puesto de mal humor. Aquel profesor era un prepotente y era imposible razonar con él. A pesar de todo se le pasó el cabreo cuando vio que al pie de las escaleras le esperaba Danielle. Iba, como siempre, muy guapa, con unos vaqueros y una camiseta algo más ceñida que de normal, y las omnipresentes chanclas desde que empezara el calor. Casi había olvidado que habían quedado, y verla fue una descarga de alegría.

– ¿Qué hace una chica como tú en un sitio como este?

– Me he perdido – respondió con aire distraído mientras ladeaba la cabeza de modo gracioso.

– Desde luego. Este edificio te pilla lejos…

– No tanto, no te creas – respondió mientras se ponía un poco de puntillas para darle dos besos.

– ¿Tomamos algo?

– ¡Creí que no lo dirías nunca! – y pasó su brazo sobre el suyo que tenía un poco en jarra por llevar las manos en los bolsillos. Le gustó aquella confianza que se tomó.

Caminaron en silencio por un momento en dirección a la calle. Iban al Ágora para que ella eligiera dónde quería tomar qué.

– Un buen hombre – dijo ella de repente.

– Eso soy yo.

– ¡No! – negó ella riendo –. Es la peli que vi ayer.

– Ah ¿y de quién es? – preguntó él sin perder el ánimo por aquella tajante negación.

– Es de…

– Espera, espera… ¿española?

– Sí.

Ella se dirigió a una de las mesas de la zumería. Tomarían un zumo, pues.

– ¿Tristán Ulloa?

– Tristán Ulloa – afirmó ella orgullosa mientras se sentaba – ¿Y sabes? Hace un papelón.

– ¿Por qué dices eso? – sentándose enfrente.

– Porque lo hace.

– Ya, pero ¿en qué te basas?

– ¿Pero cómo haces una pregunta así? En verlo, en ver cómo desarrolla el personaje: de un modo increíblemente creíble…

– Eso es una paradoja – reprochó Noa alzando una ceja.

– No me líes, Noa.

– Te lías tú sola, Danielle.

– Bueno, al lío. – Le hacía mucha gracia cuando ella se mostraba algo molesta porque había perdido el hilo de lo que estaba diciendo. Escondió la sonrisa tras la carta de zumos e hizo como que leía la lista de bebidas. – Tristán interpreta a un profesor de Derecho y leyes – continuó ella – y empieza la peli hablando sobre las cosas que son blancas o negras.

– ¿Las cosas que son blancas o negras o… las cosas, que son blancas o negras?

Danielle continuó sin hacer caso a aquel apunte y a la sonrisa casi perpetua de Noa.

– No sé si contarte lo que pasa en la peli o no, porque para seguir hablando de ella te la destrozaré.

– Si la he visto.

– ¿La has visto? – su cara reflejó gran sorpresa y el joven no sabía muy bien si reírse o sentirse ofendido.

– Sí, la pusieron el otro día en la tele y me dije ¿por qué no? Sale Tristán Ulloa… ¿Qué te creías? ¿Que eres la única que ve cine?

– No, no, genial…

Ella miró también la carta… Por un momento empezó a leerla de verdad.

– Bueno ¿y qué me cuentas?

– Ah, pues… la historia va de cómo el personaje de Tristán pasa de ser alguien que lo ve todo blanco o negro… a descubrir que la vida no es así.

– Cuando su amigo, interpretado por Emilio Gutiérrez Caba, comete un crimen.

– Sí – al afirmar, asintió también con la cabeza y a Noa le pareció muy graciosa –, y entonces él se debate entre entregarlo y no entregarlo… pero no lo hace.

– ¿Tú crees que es por la amistad que tienen o por el beneficio que puede sacar de él, con eso de conseguir la cátedra y tal?

– No, yo creo que es en parte por la amistad que hay entre ellos… pero también porque esa situación se sale de sus esquemas… Su conciencia nunca se perturba, porque los posibles casos que le tocaría juzgar no son de un amigo, sino de criminales desconocidos… Además, piensa que él ha visto al amigo cometer el crimen…

– Puedes decir que es un asesinato, que la he visto – dijo distraídamente repasando por segunda vez la lista de zumos.

– Ay, perdona. El caso es que ha visto a su amigo matar a alguien…

– A la mujer…

– Sí, a su mujer – poniendo los ojos en blanco y con tono condescendiente – y… piénsalo ¿Qué harías tú? Hablamos de ver cometer un crimen y no de saber que lo ha cometido…

– Sí, y por eso se convierte en cómplice.

– Sí, claro… Y eso lo complica más… porque mientras se debate no hace nada, y cuanto más tiempo pasa sin hacer nada, más cómplice se hace.

– A mí hubo un par de escenas de la peli que me impactaron mucho y que, supongo, me gustaron. Una de ellas es cuando está el hijo de Gutiérrez Caba con Ulloa, porque el padre lo deja mucho al cuidado de la mujer de Ulloa y el chiquillo está hablando de por qué su madre no va a volver, y está convencido de que es por su culpa…

– Ay sí, ¡es brutal ese momento!

– Sí, que está Tristán mirando a la chimenea y sin mirar al niño, ausente, pensando seguramente en el crimen del amigo y padre del niño, le dice inesperadamente: “No es culpa de nadie. Tu madre está muerta”.

– ¡Cierto, cierto!

Sus ojos se iluminaron mientras le miraba fijamente. Realmente le había gustado aquella escena y a Noa le gustó haber acertado con ella. Decidió esperar un poco más a mirar por tercera vez la carta y seguir perdiéndose en aquellos ojos brillantes y azules.

– Ese es uno de los momentos espectaculares… Y otro que también me encantó es cuando están hablando Gutiérrez-Caba y Tristán, ambos saben que el otro lo sabe, y Gutiérrez Caba se muestra impotente ante su situación, con gran miedo de ser descubierto y excusándose y diciendo: “yo no soy un asesino”… Pero Tristán responde implacable: “Sí lo eres, aprende a actuar como uno”.

Todavía esa mirada brillante. Seguramente aquella mirada le gustaba tanto como su sonrisa… Quizá más.

– Sí que era impactante, aunque no sé muy bien por qué Tristán dice eso.

– Supongo que es para poder encuadrar a su amigo en su antiguo e idealista mundo en blanco o negro, donde, sin ambargo, ya no hay blancos o negros absolutos… Necesita encuadrar a su amigo como un asesino.

Ahora que lo había dicho parecía tan obvio… Sonrió esperando a que ella también lo hiciera. Y lo hizo. Ahora tenía el regalo completo ante él: aquella sonrisa sincera y los ojos brillantes.

– ¿Y el buen hombre sería Tristán Ulloa?

– En principio sí, pero está claro que no, por cómo avanza la película… O sea, Gutiérrez Caba, desde luego que no, pues aunque es un hombre manso y se le ve superado por la situación, es un asesino… Pero Tristán…

– La verdad es que él también…

– Ya, pero quizá es por eso… porque todo el mundo le tiene como un referente, como un hombre íntegro, un modelo a seguir… y al final se ve que no.

– Y lo peor no es eso, sino que sigue pareciendo un buen hombre ante la sociedad. – Noa sabía que Danielle lo sabía, pero quería que ella viera que él también sabía ver una película.

– Sí. Seguramente esa era la intención del director y guionista.

– Me gusta.

– ¿Te gusta? – preguntó ella, al parecer sorprendida.

– Sí – contestó él. Esperaba esa pregunta.

– Pero es muy pesimista. Que un hombre como él no reciba su castigo, que siga con su vida…

– Pero es que la vida no es feliz ni justa. No es blanca o negra, recuerda: hay matices.

– No, si eso está claro.

– Pues eso… y por eso el final es genial.

– Ya bueno… pero siempre quieres que en la ficción los buenos sean buenos y los malos, malos.

– No siempre la ficción responde a ese deseo. A veces solo pretende reflejar la realidad… y otras veces denunciarla. Creo que esta película es un poco esto.

Qué bien le había quedado, pensó él orgulloso. Entonces, satisfecho con aquel colofón que había quedado muy intelectual y con la sonrisa que recibía de premio de su boca, volvió a mirar por encima la carta de zumos. Realmente tenía más hambre que solo para tomar un zumo.

– Oye ¿te apetece una pizza?

– La verdad es que sí – dijo ella mirando el reloj. – Tengo hambre, y es casi la hora de comer…

Y se cambiaron a las mesas de la terraza de al lado para estar dentro del dominio de la pizzería.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s