Persuasión

Quizá sea la primavera, quizá esté enamorada y romanticona perdida, quizá es simplemente que voy a Bath, ciudad que sirve de escenario para un par de las novelas de Jane Austen, pero ayer vi Persuasión, la versión del 2007, y, si bien ya la había visto, no por ello dejé de disfrutarla. No entraremos en discusiones de si los hombres que Jane Austen muestra en sus historias son irreales, aburridos, más o menos atractivos; ni tampoco en el modo en que articula sus historias… No es eso lo que me interesa aquí.

Lo que hoy quiero poner de relieve es el actor que interpreta al protagonista – el capitán Frederick Wenworth – Rupert Penry-Jones, un bomboncito inglés nacido el 22 de septiembre de 1970, también conocido por estas tierras (que en España pocas series inglesas llegan, por muy buenas que sean) por su personaje de Adam Carter en Spooks, también llamada MI-5.

Quiero destacarlo, no solo porque sea guapo – que también, aunque sabido es que a mí los guapos no me suelen llamar mucho por esa sola cualidad – sino por lo genial que creo que Penry-Jones interpreta ese típico inglesito que se guarda todo dentro, en plan señor Darcy, y que Austen retrata continuamente en muchos de sus protagonistas. Quizá Penry-Jones no está interpretando tanto y él es así, porque lo de inglesito ya va de fábrica después de todo… Sin embargo, no me negaréis que es una pasada esa mirada llena de sentimientos contradictorios que le dirige a la chica, la dulce señorita Anne Elliot, mientras ella toca plácidamente el piano, y él se debate en su interior entre el orgullo, la rabia de haber sido rechazado, el amor y la pasión que siente… contradicciones varias, vamos.

Y es que me encantan esas miradas que dicen todo lo que la boca se calla. Me encantan estas historias donde lo que no se dice tiene más importancia, porque el mundo todo va de apariencias y formas, donde la gente normal y aburrida, que es la mayoría de la sociedad respetable, solo habla del tiempo y cosas banales, donde nadie es sincero con nadie ni de nada… Pero debo confesar que todo esto solo me encanta en la ficción.

Por cierto, sobra decir que me encanta la Moonlight sonata de Beethoven, y que puedo oírla una y otra vez sin descanso, y que siento profundamente que Youtube desactive mis inserciones una vez sí y otra también.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s