Quemar después de leer

Estoy más que segura de que habéis experimentado más de una vez la decepción de ir al cine esperando ver cosas maravillosas, pero en el mejor de los casos habéis salido diciendo: No ha estado mal. Y es que el tráiler prometía, escena tras escena, toneladas de acción, o risa, o un guión y una trama elaborados y geniales… Sin embargo, la vida no es siempre como promete ser.

En realidad considero que es un arte eso de elaborar buenos tráilers. Un arte que consiste en extraer lo mejorcito de la película y entretejerlo de manera que nos muestra casi una historia tan emocionante o entretenida que el mismo anuncio acaba siendo, él mismo, una pequeña película independiente del film que trata de promocionar.

Tiene su gracia, lo reconozco. Pero no tanta cuando una paga lo que le piden por las entradas de cine (que suele ser mucho, coincidiréis conmigo) y encima ha arrastrado a unas pobres amigas que, ingenuas, han confiado en su criterio para elegir película, y que al salir del cine miran a otro lado por no mirarla mal a una hasta que otra carraspea para romper el silencio y propone ir a tomar algo.

Eso me pasó con esta peli, y con tantas otras que quizá suba si me acuerdo… porque lo mejor que se puede hacer en caso de chasco es intentar olvidarlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s