Cumpliendo objetivos…

Este fin de semana he hecho realidad dos de mis sueños, juntos. El primero es un deseo, un antojo, que se me metió entre ceja y ceja en cuanto supe que iba a vivir en Inglaterra: conducir al revés (independientemente de que los ingleses piensen que ellos conducen bien y el resto del mundo al revés). El otro lo tengo desde hace algo más de tiempo: hacer un road trip – lo digo en inglés porque suena más cool – un viaje de carretera, de esos de coger el coche y conducir y conducir.

Hoy digo, anuncio, hago extenso al público – o como queráis que os llame a partir de ahora – que el fin de semana pasado cogí un coche – un Wolkswagen Golf, negro, precioso, gasolina, con el embrague más juguetón que he tocado hasta ahora, y que acabé amando como mío al fin del trayecto – y me di una panzada a conducir al revés, como una campeona ¡775 km! Ahí es nada… Bueno, supongo que habrá quien piense que es poco, que no es para tanto, etc. Desde el cariño y respeto, a esa gente le digo que no me fastidien: ha sido brutal y ansío repetirlo, porque me ha encantado.

Una de las cosas más molestas a ratos del viaje, sin embargo, fue no haber pensado en coger CDs, lo que nos obligaba a depender de la radio – y eso un sábado por la tarde-noche es la muerte, porque al parecer aquí no ponen más que basura ochentera o maquinera en esa franja horaria. Entre tanta paja había algún temazo de los históricos que hicieron el viaje más que divertido. Temazos como este:

Increíble, pero cierto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s