Fue bonito mientras duró

‘Supongo que esto es un adiós… Fue bonito mientras duró.’

Lo miró un momento, en silencio, tratando de leer en su expresión algo más allá de lo que normalmente expresaba.

‘Pero no podía ser eterno’, terció él con la intención de romper la magia y tensión del momento.

Dorian observaba desde la puerta con el eterno cigarro en la boca – esta vez apagado. Su normalmente inalterable rostro, estaba ahora formando una pequeña y extraña mueca, que podía interpretarse como el intento de reprimir una lágrima. Sus ojos continuamente medio cerrados por el eterno hastío que lo asediaba, estaban algo más rojos que de costumbre. Aquella vez el rojo no era de humo. Ella pensó que había sido un buen año, y ahora llegaba a su fin. Dorian tenía razón, no podía ser eterno. Eso lo habría hecho tan bonito que sería irreal.

‘Cuídate, pequeña’, le dijo a la joven dándole un rápido pero sentido abrazo, mientras esta se derretía en lágrimas.

‘Y tú’ contestó ella sabiendo que no lo haría al ver su fugaz sonrisa.

‘Claro’ mintió él.

Entonces ella cogió su bolso y, con cierta dificultad, acarreó las dos inmensas maletas en dirección a la esquina, donde un taxi aguardaba para llevarle al aeropuerto. Miró con cierto sentimiento de nostalgia adelantada a la calle llena de basura y grafitis, como si hubiese llegado a ser un sitio agradable para ella después de todo. Cuando hubo andado algunos metros miró atrás para ver si Dorian aún la observaba en el umbral de la puerta. En verdad, esperaba verla cerrada y que él hubiera desaparecido; pero se alegró enormemente de ver que Dorian estaba aún allí, encendiendo su cigarro tranquilamente mientras le seguía con la vista y le dirigía una de sus preciosas y escasas sonrisas sinceras. ‘Fue bonito mientras duró’, se dijo a sí misma volviendo la vista hacia el taxi y no permitiéndose mirar atrás de nuevo. ‘Pero no podía ser eterno.’

2 comentarios sobre “Fue bonito mientras duró

  1. Vale, si querias hacer algo sentimiento, bonito y que dejara al lector al borde de la lagrimilla tengo que decirte que puede que lo hayas conseguido.
    Ahora si se me disculpa he de buscar un paquete de kleenex.

    PD: Fuera coñas, excelente como siempre

    Me gusta

  2. Sí que la había leído. Es bonita y triste a la vez, y por esa parte está bien así, como relato corto; pero, por otra parte, tal vez podrías alargarla, meter más detalles… si te atreves y piensas que puede mejorar. Porque también creo que su “encanto” está en ser así, breve y concisa, con sentimentalidad y sin ser artificial…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s