La semiología

o semiótica es el estudio de los signos (la Rae añade: en la vida social). Estudié ligeramente algo de semiología hace un par de años en la carrera dentro de la asignatura de Teoría de la literatura. Me encantó esa asignatura hasta que me tocó examinarme de ella… pero las clases y los libros me encantaron. Recuerdo que fue en aquel entonces cuando empecé a ver las cosas de la vida cotidiana con otros ojos, con los ojos del estudioso que pretende ver la teoría aplicada a cada paso que da. La mayor culpa de esto la tuvo Roland Barthes (1915-1980), un interesante semiólogo, escritor, ensayista y filósofo (por muy parecido que parezcan todos esos oficios, hay matices, jeje) francés del que hasta entonces no había oído en mi vida y que me conquista con sus Mitologías cada vez que les echo un ojo. Hoy subo el comienzo de un artículo que encontraréis en ese libro.
****************

LOS ROMANOS EN EL CINE

En el Julio César de Mankiewicz, todos los personajes tienen flequillo sobre la frente. Unos lo tienen rizado, otros filiforme, otros en jopo, otros aceitado, todos lo tienen bien peinado y no se admiten los calvos, aunque la Historia romana los haya proporcionado en buen número. Tampoco se salvaron quienes tienen poco cabello y el peluquero, artesano principal del film, supo extraer en todos los casos un último mechón que alcanzó el borde de la frente, de esas frentes romanas cuya exi¬güidad siempre ha indicado una mezcla específica de derecho, de virtud y de conquista.
¿Pero qué es lo que se atribuye a esos obstinados flequillos? Pues ni más ni menos que la muestra de la romanidad. Se ve operar al descubierto el resorte fun¬damental del espectáculo: el signo. El mechón frontal inunda de evidencia, nadie puede dudar de que está en Roma, antaño. Y esta certidumbre es continua: los actores hablan, actúan, se torturan, debaten cuestiones “universales”, sin perder nada de su verosimilitud his¬tórica, gracias a ese emblema extendido sobre la frente: su generalidad puede dilatarse con seguridad absoluta, atravesar el Océano y los siglos, incorporar el aspecto yanqui de los extras de Hollywood, poco importa, todo el mundo está instalado en la tranquila certidumbre de un universo sin duplicidad, donde los romanos son ro¬manos por el más legible de los signos, el cabello sobre la frente.
Un francés, a cuyos ojos los rostros americanos aún conservan algo de exótico, juzga cómica esa mezcla de morfologías: gángsters-sherifs y flequillo romano; en todo caso es un excelente chiste de music-hall; para nosotros el signo funciona con exceso: al dejar que apa¬rezca su finalidad, se desacredita. Pero el mismo flequi¬llo, llevado por la única frente naturalmente latina del film, la de Marión Brando, se nos impone sin hacernos reír y no debería excluirse la posibilidad de que parte del éxito europeo de este actor se deba a la integración perfecta de la capilaridad romana en la morfología ge¬neral del personaje. En contraste, Julio César resulta increíble con ese aspecto de abogado anglosajón ya desgastado por mil segundos papeles policiales o cómi¬cos, con ese cráneo bonachón rastrillado por un lamen¬table mechón trabajado por el peluquero.
Dentro del orden de las significaciones capilares, encontramos un subsigno: el de las sorpresas nocturnas. Porcia y Calpurnia, desveladas en plena noche, mues¬tran los cabellos ostensiblemente desaliñados; la prime¬ra, más joven, tiene el desorden flotante, es decir que la ausencia de arreglo aparece de algún modo en su pri¬mer grado; la segunda, madura, presenta un punto flo¬jo más trabajado: una trenza contornea su cuello y aparece por delante del hombro derecho, imponiendo, de esta manera, el signo tradicional del desorden, que es la asimetría. Pero esos signos son a la vez excesivos e irrisorios: postulan una “naturalidad” que ni siquiera tienen el coraje de sostener hasta el fin: no son “francos”.(…)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s