La noche es más oscura justo antes del amanecer

Imagina por un momento que son las 4 y media de la mañana, que te has quedado solo en casa y no recuerdas el motivo. Estás absorto mirando la pantalla del ordenador en tu oscura habitación. Eres un enfermo adicto a Youtube y enlazas una película con otra. Por alguna insólita razón, quizá – y solo quizá – porque el sonido es más intenso o envolvente, tienes puestos los cascos y estás aislado completamente de tu entorno. De repente te das cuenta de que has cerrado los ojos por más de un segundo y al abrirlos ha pasado una maldita hora, la película ha terminado, no oyes nada y todo se ha vuelto deprimente. Cierras de nuevo los ojos y con ellos bajas la pantalla del ordenador: no tiene sentido seguir observando aquel haz de luz que quema tus retinas. Parece que tardas minutos en abrir los ojos pero esta vez solo han sido segundos, y cuando los abres lo único que ves es oscuridad… Entonces empiezas a emparanoyarte con que algo no está bien, que la noche no es segura, la casa no puede estar bien tan apagada y silenciosa. Acto seguido empiezas a lamentar estar despierto tan tarde y además solo. Por una razón más que obvia te has desvelado. Resignado, admites la única opción posible: alzas de nuevo la pantalla del ordenador sintiendo que eres eres incorregible, y que, si tiene que pasar algo malo, dadas las circunstacias, mejor no pensar en ello… Tal vez una película ayude a la situación. ¿Una de miedo?

3 comentarios sobre “La noche es más oscura justo antes del amanecer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s