Clíticos pospuestos

Amaba los elementos gramaticales átonos pospuestos al verbo y por eso siempre que podía, “íbase” de paseo o “tomábase” un descanso de sus tareas. Si le preguntaban qué había hecho la noche anterior,

– Recogíme temprano. Pero dormíme tarde leyendo.

O quizá:

– Encontréme social y salí.

Se pensaba en su entorno que Ella era pedante, rara o una imitación barata de Yoda. No obstante lo que dijesen, Ella lo tenía muy claro – “Téngolo muy claro” – decía: la vida era más bonita con los clíticos pospuestos.

Un comentario sobre “Clíticos pospuestos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s