Problemas de designación

Es inútil, por consiguiente, querer interpretar las estructuras lingüísticas desde el punto de vista de las pretendidas estructuras “objetivas” de la realidad: es preciso comenzar por establecer que no se trata de estructuras de la realidad, sino de estructuraciones impuestas a la realidad por la interpretación humana. Estructuras como “grande”, “pequeño”, “joven”, “viejo” no exiten como tales en la realidad extralingüística. Y el hecho d que no puedan ser reducidas a ninguna delimitación “objetiva”, ni real ni convencional, significa sencillamente que no implican ninguna delimitación de este tipo; si desde el punto de vista lingüístico no se puede responder a preguntas como ¿A cuántos grados una temperatura es “caliente”? ¿A qué edad comienza la “vejez”?, ello solo significa que no se trata de rasgos distintivos propios de esos dos lexemas.

Eugenio COSERIU (“Introducción al estudio estructural del léxico”)

Lo sé, lo de arriba son palabras espesas. Es normal siendo su autor quien es.

Básicamente lo que dice es que las palabras pueden estar estructuradas, pero la realidad no tiene por qué estarlo. Se trata de un problema básico de designación, de etiquetas: ¿qué etiqueta ponemos a un punto concreto de una realidad cambiante? Por otro lado, ¿las 7 de la tarde es “día” o “noche”? También dependerá de qué punto del año es, diréis, del grado de luz, etcétera. Y es que los rasgos distintivos de una palabra están tan bien detallados, que no sabemos hasta qué punto la realidad cumple más o menos de estos rasgos de una palabra determinada en un momento preciso de la realidad.

O sea que la lengua puede servir para complicar más las cosas, pero también para comprender lo que pasa a nuestro alrededor. Y es que los humanos tendemos a clasificar todo para entender, aunque todo no sea clasificable.

Interesante ¿eh?

5 comentarios sobre “Problemas de designación

  1. Pobrecillas, ánimo!!!!!!! En cuanto a la complejidad de las estructuras lingüísticas, Pons os diría que los estructuralistas son capaces de clasificarlo todo, incluso el sexo!!! Jajajajaa!!!!!

    Me gusta

  2. Ahí si que podemos clasificar porque todo depende de un contexto adecuado (el buen funcionamiento depende de la situación), pero también de la pragmática porque decir “mételo dentro” no tiene el mismo significado siempre…
    Pero que choni estoy, perdonad, son las horas…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s