Stuck in the middle with you

He vuelto a la rutina. Y he sobrevivido. Pero no ha sido agradable, ha sido feo, poco elegante, como si me arrebatasen el bocado de libertad, tranquilidad, e incluso ociosidad que, por unos breves momentos, había podido saborear.
Y es que he podido disfrutar de momentos que, jactándome desde mi edad sensible al tiempo galopante y una perspectiva reflexiva de alguien cuasi adulto, calificaré de tranquilamente sexys. He podido dormir largo y tendido, he podido leer largo y tendido también. Lo he hecho en ocasiones sin otra preocupación que el libro que tenía delante y acabarme mi taza de té antes de que se me enfríase y me resultase desagradable beberlo. Con una libreta a mano por si quería anotar citas de los libros que iba leyendo. Anotando citas y pensamientos, de hecho. Y la sensación de que aprendía cosas, pero no por imposición o atendiendo a plazos y fechas de entrega o de exposición, sino libremente, sin presiones. Tomándome mi tiempo… porque podía.

También he tenido momentos menos sexys, pero no los voy a citar porque perdería esa clase de sentimiento esnob que me he creado en un momento.

Aquí dejo este tema de la banda sonora de Reservoir Dogs (de Tarantino, especial e imprescindible) que estaba escuchando para animarme en mi balance del día.

Salud.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s