Oh My God

I can’t believe it…, que decían los Kaiser Chiefs.

Sin embargo, no va de ellos esta entrada. De lo que va es de que me acabo de googlear y maider mía, maider mía que hay por ahí una etarra que se llama como yo… ¡Y yo que me preguntaba por qué no me han contratado todavía las más grandes e importantes empresas del mundo! Es que me han googleado y han dicho: “a esta tía no, que está pallá, que nos pone una bomba en la oficina o se lía a tiros a lo Michael Douglas en En un día de perros y no ganamos para reformas, psicólogos y daños y perjuicios”. Pero no, no teman grandes e importantes empresas que pensaban en reclutarme se hayan echado atrás o no: soy una persona totalmente recomendable, inofensiva, con algo de mala leche concentrada, cierto, pero eso es porque soy bajita y a todas las bajitas nos pasa. De todos modos, creatividad y buena disposición, ganas de aprender y todas esas cosas que me podrían dar puntos a la hora de conseguir el trabajo, no me faltan. Eso y, por supuesto, una enorme y radiante sonrisa que acentúa mis mofletes y me achina los ojitos. ¿Qué? ¿No les entran ganas de contratarme?

Bueno, para aprovechar – un poco más – la entrada y ya que los he mentado, dejo esta canción de los Kaiser Chiefs que salía en una escena genial de Run fatboy run (pésimamente traducida como Corredor de fondo) de Simon Pegg, escena a lo Bridget Jones – pero mejor – en la que el personaje de mi amado Pegg se liaba a hacer aspavientos en un intento cutre de pelea con el de Dylan Moran. Escena impagable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s