El vértigo del camino

El otro día un querido amigo me echó en cara que a mis escritos les falta profundidad y dirección. Comparto su opinión, pues soy muy consciente de que me repele lo de buscarle un significado mayor a las cosas y a menudo le quito importancia a todo – llámenme ustedes escéptica o superficial, pero en muchos sentidos creo que la vida es una broma cósmica, de los dioses o del autor que les apetezca invocar y por lo tanto buscarle cinco patas al gato me parece una pérdida de tiempo.

Sin embargo, esta semana, este mes, si acaso este año, estoy rompiedo con mi propia norma y me siento inclinada a perserguir algo más que el natural ritmo de las cosas y a cuestionarme algo, aunque sea mi vida propiamente. Lo sé, llego tarde a esta fiesta y pretendo ser su alma. Sin duda, una crisis del género temporal.

El caso es que hoy me ha dado por reescuchar la que una vez fuera mi canción favorita de Serrat – pero que es en verdad mi poema favorito de Machado, copiado aquí abajo.

Pero qué bonito y cómo me gusta la idea del camino que se hace al andar… Y es que a veces no hacen falta las alturas para sentir vértigo.

*******

Proverbios y cantares (XXIX)

Todo pasa y todo queda,

pero lo nuestro es pasar,

pasar haciendo caminos,

caminos sobre el mar.

Nunca perseguí la gloria,

ni dejar en la memoria

de los hombres mi canción;

yo amo los mundos sutiles,

ingrávidos y gentiles,

como pompas de jabón.

Me gusta verlos pintarsede sol y grana,

volarbajo el cielo azul,

temblar súbitamente y quebrarse…

Nunca perseguí la gloria.

Caminante, son tus huellas

el camino y nada más;

caminante, no hay camino,

se hace camino al andar.

Al andar se hace camino

y al volver la vista atrás

se ve la senda que nunca

se ha de volver a pisar.

Caminante no hay camino

sino estelas en la mar…

Hace algún tiempo en ese lugar

donde hoy los bosques se visten de espinos

se oyó la voz de un poeta gritar

“Caminante no hay camino,

se hace camino al andar…”

Golpe a golpe, verso a verso…

Murió el poeta lejos del hogar.

Le cubre el polvo de un país vecino.

Al alejarse le vieron llorar.”

Caminante no hay camino,

se hace camino al andar…”

Golpe a golpe, verso a verso…

Cuando el jilguero no puede cantar.

Cuando el poeta es un peregrino,

cuando de nada nos sirve rezar.”

Caminante no hay camino,

se hace camino al andar…”

Golpe a golpe, verso a verso.

 

Antonio Machado

cof_vivid

Un comentario sobre “El vértigo del camino

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s