Feliz Valentín-años a mí misma

Un día como hoy, hace 9 años, me recuerda WordPress que abrí mi página (este señor blog). Este resulta ser más que el shock de mi real cumpleaños, que ya afronto estoicamente con la decisión activa de que moriré joven por culpa de un aneurisma o un trágico accidente. Rápido e indóloro, espero. Antes de ese fatídico momento, pero, me gustaría haber conseguido un par de cosas en mi vida y una de ellas está directamente relacionada con este blog.

Hace 9 años abrí este blog porque diferentes personas de mi por-aquel-entonces entorno me dijeron que escribía bien y sentí el deseo, narcisista que otra cosa, de escribir más públicamente. Admito que no lo hago de manera regular, porque la vida me distrae. Admito que no he conseguido trabajar de esto porque, a decir verdad, no lo he intentado con todas mis energías y determinación. Admito que no he publicado mi primera novela porque, en realidad, no sé muy bien cómo hacerlo. Pero a pesar de todo, a pesar de la irregularidad, la infrecuencia, las distracciones y las inseguridades, durante estos 9 años (y de hecho durante más de dos tercios de mi vida ya), he seguido escribiendo.

Acabo de caer en la cuenta de que hoy es el día de San Valentín o como lo llamen en distintos lares. Uno de los posibles orígenes de la festividad se remonta a tiempos del imperio romano, por el siglo III d.C., cuando el emperador Claudio II prohibió que los soldados se casaran, pues eso hacía malos soldados, mas el tal Valentino, un señor cura cristiano, se rebeló y a escondidas casaba a las jóvenes parejas de enamorados. La historia continúa con él siendo condenado a muerte y la hija ciega de alguien relacionado con la prisión donde lo tenían, tal vez el alcaide, no recuerdo, le llevaba comida y llegaron a caerse bien, tal vez incluso a amarse. Quién sabe realmente. Finalmente el tal Valentino tuvo que cumplir su última condena, pero antes de morir le mandó una última nota de despedida a la joven que lo había visitado y alimentado frecuentemente y firmó la nota con un sentido “tu Valentino”. Por eso aquí, en estas lares británicas, la gente manda tarjetitas que firman con “Your Valentine”. No me suena que en España fuera un evento tan grande antiguamente, porque, por mi zona al menos, se lleva más lo del día de Sant Jordi, el libro y la flor, etcétera. Sin embargo, seguramente ahora, gracias a las frívolas zarpas del capitalismo, San Valentín es también un evento de alta repercusión económica, digo amorosa, en España.

Bueno, hablo de San Valentín y uno de sus posibles orígenes por el día que es, pero a mí me urge recalcar el otro asunto que me ha traído frente a la pantalla: Hoy es mi noveno wordpress-cumpleaños. Pero, qué carajo, feliz día de San Valentín a mí misma también, porque abrir este blog fue un acto público de amor propio y porque, sin lugar a dudas, y tanto más cuanto más avanzan los años, me quiero a mí misma!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s