¿ Y escribir?

Qué ilusión tener tiempo para las aficiones descuidadas… ¿no?

Te dices a ti mismo que esta es la oportunidad que has estado esperando hace meses, años. Te dices a ti mismo que vas a aprovechar este confinamiento forzoso por culpa del virus este para hacer lo que llevabas tiempo queriendo hacer: leer, ponerte al día con algún libro o serie, dibujar o pintar, que eso se te daba bien… pero sobre todo escribir. Escribe como si tuvieras algo que decir, algo que no puede quedarse atrapado por más tiempo en la punta de los dedos, que debes escribir o mecanografiar sin más dilación.

Te dices que, tal vez, de esta sale por fin la novela, una de ellas al menos, en la que has estado trabajando tanto tiempo. Las ideas están claras, el argumento definido, los personajes delineados, todo está listo y en perfecta disposición para que te sientes en tu sofá o en tu estudio o donde te dé la real gana, porque estás en tu casa tranquilo y puedes hacer lo que quieras, y escribas la estúpida novela que te lleva persiguiendo años en tus sueños.

Pero no lo haces. En lugar de eso, sí, lees, sí, ves alguna serie o alguna película que tenías pendiente y sí, dibujas y pintas, qué ilusión, la afición perdida y recuperada, como la oveja que se había escapado del redil. Además también cocinas, uy qué bien y qué sano y que ganas tenía de probar esta receta nueva que está tan rica. Qué orgulloso puedes estar de ti mismo pues has hecho tantas cosas de esas que piden tiempo y dedicación y hacía mucho que no hacías.

Pero ni ápice de escritura. Y mientras el confinamiento avanza y tu ánimo declina porque te das cuenta de que todo lo que has hecho no era lo que realmente querías, piensas que aún queda tiempo, que aún puedes sentarte en tu sofá o tu estudio o en cualquier parte de tu casa, con una libreta o el ordenador, para escribir. Naciste para eso. Tienes una vocación – ¡por fin escuchas la voz que te dice que esa es tu vocación! después de tantos años persiguiendo metas que te daban igual, por fin has llegado a la casilla de salida y te has dado cuenta de que es hacia ahí a donde quieres andar.

Y entonces, ¿por qué no hay manera de sentarse y escribir?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s