Diario de una escritora en pijama – 4

Querido diario:

Cuando la vida te da mierda, planta flores. A más doctores, más dolores. El dolor de cabeza hace olvidar el de la oreja. A palabras locas, orejas sordas. Mierda, caca, cacofonía. Fonos, fonética, fonología. Sonido. Sound surround. Surrounding area. Vecindario. Comunidad de vecinos. Asociación de vecinos. Lugar de reunión y libre pensamiento. Jimmy’s Hall. Ideas socialistas. Comunismo. China. La Unión Soviética. Las brigadas internacionales. La guerra civil. El fascismo. Franco. Dictadura. China. Rusia.

El otro día Kevin me dijo que cogiera un boli y lo pusiera sobre el papel y escribiera y escribiera, aunque fuera sin concierto, a ver qué salía. Curioso ejercicio. Han salido cosas interesantes. Me gusta el concepto del flujo de conciencia, eso de escribir como si estuviera plasmando tal cual los pensamientos conforme me vienen, según hacían Wolf o Joyce en Mrs Dalloway o en el Ulysses.

Leí el otro día un artículo que dice que al parecer distintas personas piensan distinto, es decir que tienen procesos codificadores y descodificadores distintos. Hay gente que piensa en imágenes y hay gente que piensa palabra por palabra, como narrando lo que piensan o lo que pasa. Y así, al narrarlo dan sentido a su mundo. Me gustó esa idea. Lo de que el lenguaje es una herramienta para concretar el mundo ya lo sabía. Yo creo que soy una persona predominantemente de palabras, como al parecer somos las mujeres en general, según leí una vez en un artículo de psicología (uno de verdad, no en el Muy interesante o en Wikipedia, aunque Muy Interesante tiene fuentes contrastadas y tal), lo cual explica por qué las mujeres tienen más facilidad para salir adelante en el sistema educativo, tal como está estipulado, pues este se basa sobre todo el la transmisión de contenidos mediante el lenguaje. Pero por otro lado, el modo en que el sistema educativo está estructurado está obsoleto, en general. Sin embargo, esa es otra cuestión para otro día.

El tema de las imágenes y las palabras y el ejercicio que me propuso Kevin me han dado que pensar. También lo de la mierda y las flores. Lo escuché el otro día en un anuncio de Spotify, creo, y me hizo mucha gracia. También me desconcertó un poco que se supone que el locutor del anuncio era belga, pero tenía acento irlandés. Irlandés como Jimmy Gralton (el de Jimmy’s Hall). ¡Me encanta cómo todo se puede conectar si uno se pone!

2 comentarios sobre “Diario de una escritora en pijama – 4

    1. ¿Verdad? Está la otra versión apta para menores de “si la vida te da limones, haz limonada” ; no obstante, en mi opinión el de la mierda es más relevante. ¡La vida no suele dar limones, pero sí mierda! 🙂

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s