Sobre la amistad

He estado pensando en eso de la amistad. Hay gente que dice que es para toda la vida. Hay gente que sostiene que los amigos van y vienen. Igual que la vida, que no se detienen y qué sé yo, pero miénteme, aunque sea dime que algo queda entre nosotros dos… y bueno, ya paro de citar la letra de Alejando Sanz.

Pero en serio, ¿no se os queda el corazón como partío cuando alguien que considerabais vuestro amigo de repente hace algo que arroja una luz inesperada sobre esa persona y su sentir sobre ti mismo y te dices: ¡ahí va, pues lo mismo no somos amigos como yo pensaba!?

Yo tengo lo que en inglés llaman problemas de attachment. Se traduce esto en el apego que le tengo a las cosas/personas. Sobre todo en cuanto esa cosa o persona está relacionada a un evento en mi vida. Hace tiempo, si alguien me decía tanto como un hola, yo ya estaba dispuesta a darle mi amor incondicional. Pero luego, cuando veía que ese amor incondicional no era retornado y correspondido con igual rapidez, pasé a hacer lo contrario: ya podía alguien ser la persona más amigable y abierta del mundo, tener en cuenta mis sentimientos y pensamientos, preocuparse verdaderamente por mí, arrojarse al fuego para evitarme a mí una muerte dolorosa, que yo aún dudaría sobre si considerar a tal persona mi amiga, porque con la gente nunca se sabe.

La vida es algo curioso. Somos personajes activos y pasivos en una serie de eventos que, poco a poco, van limando nuestro carácter y determinando qué clase de persona somos. ¿Cómo confiar en otras personas cuando las motivaciones de las otras personas nos son desconocidas? ¿Cómo tener buena fe de que la gente nos puede querer bien y que, por lo tanto, tenemos que dejarnos querer y corresponder ese sentimiento?

Llevo mucho pensado sobre la amistad. Tanto que esa es uno de los principales temas de mi novela Andares, en la cual estuve trabajando intermitente siete años. Siete años pensando y escribiendo sobre la amistad (intermitentemente). Se dice rápido.

Si queréis saber mis conclusiones en relación al tema, podéis hablar conmigo directamente o comprar mi novela y leerla, yo os invito a ambas cosas. Porque lo bonito de esa novela es que deja evidencia de lo mucho que cambia una persona en siete años, y con ella su visión de la vida (y de la amistad).

En fin, que no era mi intención con esta entrada aleccionaros a que compréis la novela. Simplemente he adquirido, a veces, ese hábito de empezar a escribir sin más, sin mucha o ninguna idea de a dónde van a parar las letras que transcribo y ha terminado saliendo esto, de esta manera. Ese es otro asunto para otro día, però: el de la inspiración y el mundo de las ideas y la mecánica de la escritura…

2 comentarios sobre “Sobre la amistad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s