Corrían bulevar abajo

Corrían bulevar abajo, con el sol a sus espaldas calentando sus corazones. Despojados de toda preocupación, totalmente ajenos a su juventud y belleza, su felicidad era genuina y completa. Nadie había apostado por ellos y ellos habían respondido recíprocamente al mundo. Ida no pudo contener su felicidad al pensar en lo maravillosa que era su … Sigue leyendo Corrían bulevar abajo

Felicidad clandestina

Ella era gorda, baja, pecosa y de pelo excesivamente crespo, medio amarillento. Tenía un busto enorme, mientras que todas nosotras todavía eramos chatas. Como si no fuese suficiente, por encima del pecho se llenaba de caramelos los dos bolsillos de la blusa. Pero poseía lo que a cualquier niña devoradora de historietas le habría gustado … Sigue leyendo Felicidad clandestina

Odio es una palabra fuerte

y fíjense que es lo que siento por los exámenes, el periodo completo. La tensión, la presión que viene de todas partes - familiar, docente, económica y personal - la certeza de que no voy a conseguir sobrevivir, por lo menos académicamente, de esta, me incomoda bastante. En realidad lo único que me apetece hacer … Sigue leyendo Odio es una palabra fuerte

Felicidad

Pero es que en realidad no necesitaba ninguna sustancia extraña para inutilizarse. Tenía suficiente con dar vueltas y vueltas con la música que sonaba en todas partes, a su alrededor, fuera y dentro de su cabeza. Tres y a veces más ritmos distintos que se superponían en una melodía extraña y cargante que hacían que … Sigue leyendo Felicidad

Oda al día feliz

ESTA vez dejadme ser feliz, nada ha pasado a nadie, no estoy en parte alguna, sucede solamente que soy feliz por los cuatro costados del corazón, andando, durmiendo o escribiendo. Qué voy a hacerle, soy feliz. Soy más innumerable que el pasto en las praderas, siento la piel como un árbol rugoso y el agua … Sigue leyendo Oda al día feliz